FANDOM


Cartas de Amor/Transcripción Castellana
Temporada 2, Episodio 4
Love Letters Card Tittle
Código de producción: 1031-055
Fecha de estreno: 23 de abril del 2015 (E.U.A)
6 julio del 2015 (L.A)
22 de noviembre del 2015 (España)
Créditos
Director: Ki-Yong Bae
Jin-Hee Park (animación)
Jasmin Lai (arte)
Ian Jones-Quartey (co-Prductor Ejecutivo)
Escrito por: Lamar Abrams
Hellen Jo
Storyboard por: Lamar Abrams
Hellen Jo
Transcripciones
Anterior
"Llegó el Tito/Transcripción Castellana"
Siguiente
"Regeneración/Transcripción Castellana"

Este artículo es una transcripción castellana del episodio "Cartas de Amor". Es el cuarto episodio de la segunda temporada, siendo el quincuagésimo sexto de la serie en general.

Sinopsis

Steven y Connie ayudan a Jamie el cartero con un problema romántico.

Personajes

Personajes principales

Personajes menores

Transcripción

(El episodio comienza cuando Steven y Connie se sacan una foto)

Connie: ¡Ja, ja! No pestañees.

Steven: Vamos a hacer otra.

Connie: Espera, (se levanta y va caminando hacia otro lado) ¿por qué no vamos a hacernos una foto con las vistas del fondo? ¡Vamos, Steven!

(Steven va caminando hacia Connie mientra ella saca el móvil para tomar una foto)

Connie: Di patata.

Connie y Steven: ¡Patata!

Steven: ¿Ha salido?

Connie: No sé.

Steven: Dale otra vez.

Connie: Ya le estoy dando.

(Jamie llega con el correo)

Jamie: ¡Eh, salís muy bien!

Steven: ¡Jamie!

Jamie: ¿Qué tal, Steven? ¡Cuánto tiempo!

Steven: ¡Oh, qué guay! (Corre y le choca la mano a Jamie, quien se ríe) Jamie, ésta es Connie. (La señala con la mano)

Jamie: Hola, Connie. (La saluda)

Steven: Bueno, ¿dónde te habías metido?

Jamie: Pues nada, me fui a vivir una temporada a la beca del cine.

Steven: (Mira hacia otro lado, sin saber de lo que le habla) ¿Y eso dónde es?

Jamie: En un pequeño lugar llamado... ¡Kansas! (Hace un gesto con la mano)

Connie: Oh, ¿quieres dedicarte a la actuación?

Jamie: Sí, mi señora. (Hace una reverencia)

Steven: ¡Hala! ¡No sabía que querías ser actor!

Jamie: Eso es porque... (Se pone en tono dramático) Soy muy bueno actuando...

(Steven y Connie aplauden)

Steven: ¿Por eso pone «estrella de cine» en esas gafas tan molonas que llevas?

Jamie: (Se sonroja) Hum... Esto... no. Me las compré en una tienda de souvenirs. (Se pone la mano detrás de la cabeza) Echaba de menos mi trabajo de cartero, por eso he vuelto. Y... Te han mandado muchas cosas mientras yo no estaba. (Deja a su lado un saco pesado de cartas sin leer)

Connie: Parece que se lo han tomado con calma en el servicio de correos...

Steven: Jamie es el único cartero que sabe dónde vivo.

Jamie: (Saca el aparato de firmar) Vas a tener que echarme un montón de firmas.

(Steven intenta crujirse los nudillos pero no hace ruido)

Connie: Tus nudillos son muy silenciosos...

Steven: (Coge el aparato) Mis manos son muy educadas. (Empieza a firmar)

Connie: ¡Oh, Granate!

(Granate sale lentamente del agua por la orilla)

Steven: ¡Hola, Granate!

Connie: ¡Hola Granate!

Jamie: ¿Quién es Grana...? (La ve y queda asombrado por su belleza)

(Granate se sigue acercando y él se quita las gafas, asombrado)

Granate: ¿Qué tal?

Steven: ¿Qué hacías, Granate?

Granate: Estaba en el fondo del mar buscando algún rastro de Lapis y Jasper.

Steven: ¿Hubo suerte?

Granate: No.

Jamie: Guau... ¿Cómo has logrado nadar hasta el fondo del mar?

Granate: (Posando) Muy fácil. Se me da... (La cámara se acerca a su cara) ...muy bien... (La cámara se acerca a su boca) ...nadar.

(Jamie se sonroja)

Granate: Disculpad.

(Se quita toda el agua que le chorrea por el cuerpo con una onda expansiva que casi le vuela el sombrero a Jamie. Éste lo coge a tiempo y se oculta la cara, pasmado)

(La escena cambia a la orilla. Connie y Steven están revisando el correo atrasado)

Connie: Hum... Steven, ¿por qué te han llegado tantas cajas de «hidrocoleguis»?

Steven: Al principio pedí sólo una, pero como no llegaba seguí pidiendo.

Connie: ¿Vas a hacer una granja?

Steven: (Ríe) No, voy a liberarlos. (Agarra una caja y se dispone a lanzarla) ¡En el mar!

(Jamie aparece por detrás con una carta rosa en la mano)

Steven: ¡Jamie!

Jamie: (Tartamudeando) Ho-ho-hola, Steven...

Connie: No traerás más hidrocoleguis...

Jamie: ¿Qué? ¡No! He... he venido a... (Se sonroja)

Steven: (Señalando la carta) ¿Qué es eso?

Jamie: Es... es... ¡Toma! (Se la da)

Steven: (La coge) ¿Pero qué es...?

(Jamie se va trotando)

Steven: ¡Jamie!

(Steven y Connie examinan el sobre con más detenimiento y se dan cuenta de que pone «para Granate» en un corazón)

Steven: Para Granate...

(Jamie se va aleteando con los brazos de la alegría. Steven y Connie suben a casa para darle la noticia a Granate)

Steven: ¡Granate, Granate, Granate! (Sube los brazos) ¡Ha ocurrido algo increíble! ¡Vas a alucinar!

Granate: Estoy ocupada, Steven. (Se pone sus gafas de agua)

Steven: ¡Pero te ha llegado una carta! (La saca de su bolsillo)

Granate: (Se levanta las gafas) Léela.

Steven: (La abre) Querida Granate, cuando te vi emerger del océano...

(La escena cambia a Jamie escribiendo la carta con una pluma. Lleva ropa medieval y está en una casa antigua de noche)

Jamie: ...cuando te vi emerger del océano cual ninfa marina, ¡fue como si un bisturí atravesara lo más profundo de mi ser! Tú... ¡Tú eres mi cirujana! Y yo soy tu paciente. (Pone cara de guaperas) Yazco ante ti mientras contemplas mi corazón latiente en tus manos... (Acerca la pluma a una vela sin querer y se le quema. Entonces empieza a agitarla) ...anhelante y llena de incertidumbre. (La tira al suelo y la pisotea para apagar el fuego) Por eso te imploro que aceptes mi invitación a cenar, o quizá almorzar si quieres que sea algo relajado. ¡El viernes en Mesán Cangrejo! Espero tu respuesta como la camelia aguarda la luz de la Luna. (Vuelve a poner cara de guaperas) Ya sabes, porque florecen por la noche y eso... Con amor, Jamie.

(La escena vuelve a cambiar a la casa)

Steven: ...con amor, Jamie.

Connie: Creo que Jamie quiere quedar. ¡Es una cita! (Se sonroja y la cámara se acerca a su rostro)

Steven: No va a poder ser.

Granate: No.

Connie: ¿Por qué no?

Steven: Porque Granate ya está en una relación.

Connie: ¿Cómo? ¿De verdad?

Steven: Bueno, sí. En realidad ella es la relación.

Connie: ¡Ah, claro! ¡Porque es una fusión!

Steven: Rubí y Zafiro están tan unidas que no soportarían separarse.

Connie: Así que la cita con Jamie es imposible...

Granate: Tres son multitud.

Connie: ¡Pero Jamie puso mucho esfuerzo en escribir esa carta! Sería desconsiderado no responderle.

(Connie pone un papel en blanco sobre la mesa mientras sostiene un lápiz. Granate y Steven la observan)

Connie: Veamos... Lo mejor es rebajar el tono de su carta. Podemos empezar con algo como «querido Jamie...». (Lo escribe) Vale, sigue tú, Granate.

Granate: Empieza con la letra «n»

Connie: Vale. (La escribe) ¿Qué más?

Granate: Hum... La letra «o».

Connie: Hum... vale. (La escribe) Puedes decir la palabra entera en vez de deletrearla...

Granate: Punto.

Connie: Vale... «n», «o», punto. (Mira la carta) Oh...

Steven: Nos va a hacer falta algo más.

Granate: Fin. Para siempre y siempre jamás.

Steven: ¡Atentamente, Granate!

(Connie lo escribe todo)

Connie: Hum... (La coge) Al menos es sincera y va al grano...

(Se ve a Steven y Connie corriendo por el paseo de la playa) Connie: ¿Dónde podrá estar?

Steven: No sé, podría estar repartiendo cartas en la otra punta del mundo.

Connie: (Lo ve y señala la dirección) ¡Allí está!

(Se ve a Jamie sentado en un tronco en la orilla mirando al mar)

Steven: ¡Jamie!

Jamie: ¡Eh, Connie, Steven! ¿También habéis venido a contemplar el mar y meditar?

Connie: ¿Eh? No, hemos venido... (Jamie la interrumpe)

Jamie: Ya, la vida da tantas vueltas... Un día estás repartiendo cartas por Beach City y cuando menos te lo esperas estás subido en un autobús en dirección a Kansas persiguiendo tu sueño de ser actor. «Persigue tu sueño», me decían. (Se pone la mano en la frente, y al bajarla cierra los ojos) Pero nadie me advirtió de la tristeza y el rechazo que me esperaba. (Se ven pasar unas gaviotas en el cielo) Tantas audiciones día tras día... Tantos rechazos día tras día... Por eso he vuelto. (Se ve a dos gaviotas chocándose y cayendo al mar) Otro rechazo me habría roto el corazón. (Se seca las lágrimas de los ojos) Perdonad, a veces me entra la vena dramática, ¿sabéis?

Steven: Sí, claro... La vena dramática.

Connie: Por cierto, te hemos traído una cosa...

(Intenta sacar la carta pero Steven lo impide)

Steven: ¡Nada, nada! (Sonríe)

(La escena vuelve a cambiar a la casa. Steven y Connie están sentados delante de la mesa mirando la carta)

Steven: ¿Cómo le vamos a dar esta carta a Jamie? Se pondría muy triste.

Connie: Hum... (Saca el lápiz) ¡Podemos hacer unos ajustes! Imitando el estilo poético de Jamie, el golpe no será tan duro. (Empieza a borrar con la goma del lápiz y se sonroja) Hace tiempo vi unos capítulos de una telenovela. Creo que entiendo los fundamentos del romance... (Borra con más fuerza) ¡Vale! (Empieza a escribir) «Querido Jamie: dices que me anhelas como la camelia a la luz de la Luna, pero mi luz se asemeja más al sofocante calor del desierto. Y respecto a tu metáfora del cirujano, he de apremiarte a que busques una segunda opinión. Te devuelvo tu corazón».

Steven: «¡Y tu pelo es muy guay!»

Connie: «Tu pelo es muy guay. Con cariño, pero no demasiado, Granate» (Termina)

Steven: Perfecto.

(Se ve a Steven sujetando un sobre en el que pone «para Jamie el cartero». Lo coloca en el buzón de su casa y lo cierra)

Steven: ¡Misión cumplida!

(La escena cambia a la casa. Está lloviendo, es de noche y Steven está tumbado en su cama jugando a la consola. Entonces se oye la voz de Jamie, que proviene de fuera)

Jamie: ¡Granate!

(Steven suelta el mando)

Steven: ¿Eh?

Jamie: Granate, ¿dónde estáis, mi abrasador rayo de Sol?

(Steven sale afuera y ve a Jamie hablando bajo la lluvia)

Steven: Oh, no...

Jamie: (Gesticulando dramáticamente) Granate, he leído vuestra carta y lo he comprendido... ¡Me habéis devuelto el corazón! Steven: ¿Qué? No, eso no era lo que...

Jamie: Granate, adoráis mi cabello al igual que yo el vuestro. (Pone cara de guaperas) Ven a mí, Granate.

Steven: ¡Jamie!

Jamie: (Lo ve) ¡Ah! ¡Sois vos, joven Steven! Decidme, ¿dónde está lady Granate?

Steven: Pues... es que... (Mira hacia los lados) ...ahora no está.

Jamie: Pero he venido a proclamar mi devoción a mi amada.

Steven: No, Jamie, no lo entiendes, yo...

(Granate sale de la casa)

Jamie: ¡Granate! ¡Oh, habéis acudido! ¡Podéis contarle al joven Steven todas las maravillas que me habéis escrito en vuestra misiva. (Le enseña la carta)

Granate: (La mira unos instantes) Yo no he escrito eso.

Jamie: ¡Pero si está todo aquí! Mojado por mis lágrimas de júbilo y ahora por la lluvia.

Steven: (Se pone nervioso y cuenta la verdad) ¡La escribimos Connie y yo, Jamie!

Jamie: ¿Qué?

Steven: ¡Lo siento mucho, Jamie! Lo hicimos para no ponerte triste.

Jamie: (A Granate, triste) ¿Entonces no queréis ser mi abrasador rayo de Sol?

Granate: Pues no. Ni ahora ni nunca. Lárgate. (Sale un destello de sus gafas)

(Jamie se aprieta el corazón con las manos, dolorido)

Jamie: ¡Mi amada! (Levanta la mano) (Se pone a llorar y se va corriendo)

Steven: ¡Jamie!

(La escena cambia al mismo lugar, pero de día. Connie y Steven están sentados al pie de las escaleras que llevan a la casa)

Connie: Vaya lío...

Steven: Me siento fatal por Jamie...

Connie: Sí, pero estoy segura de que lo superará pronto. Tiene que estar a punto de traer el correo.

Steven: Sí. (Ambos sonríen)

Barb: (Desde la orilla) Perdonad, chicos...

(Steven y Connie miran hacia atrás)

Barb: (Mirando la dirección) ...¿sabéis dónde está la casa de Steven Universe?

Steven: ¡Yo soy la casa de Steven Universe! (Baja al lugar donde está)

Barb: ¡Eh, si eres el hijo de Greg! Creía que Jamie estaba de broma cuando me dijo que vivías aquí.

Steven: Oye, ¿dónde está Jamie?

Barb: Ay... El pobre chico tiene el corazón roto...

Steven: ¡¿Qué?!

Barb: Está hecho polvo. Me dijo que no podía volver a hacer esta ruta porque su amada lo había rechazado. Me lo contó así... (Levanta la mano) ...como en plan súper dramático. Luego cerró el puño y los ojos así. (Barb lo imita) Todo como muy teatrero. Bueno, aquí tenéis unos cupones. (Se los da a Steven) ¡Hasta luego! (Se va)

(Connie y Steven se miran preocupados. Entonces Granate sale del agua dando un gran salto. Entonces inmoviliza una monstruo gema tardígrado que ha sacado del océano contra el suelo y, acto seguido, le arranca la gema de un tirón)

Granate: (Como si nada) Parecéis tristes.

(Steven y Connie la miran fijamente)

Steven: Esta vez sí que la hemos liado.

Connie: ¡Por nuestra culpa Jamie está más depre que nunca!

Steven: (Con las manos en las mejillas) ¡Le hemos hecho polvo!

Connie: (Con las manos en las mejillas) ¡Nunca volverá a amar! (Se le escapa una lágrima)

Granate: Voy a hablar con él. (Empieza a andar)

Connie: ¡Tus palabras lo van a destrozar! (Empieza a seguirla)

Steven: (Siguiéndola) ¿No podrías hacerle algo en el cerebro para que se olvide de todo esto?

(Se ve a Jamie en la orilla sentado en el mismo tronco de la última vez, tirando un puñado de cartas al mar dramáticamente)

Granate: (Desde atrás) Jamie.

Jamie: Granate...

(Granate se sienta en el tronco al lado de él. Entonces Jamie se sonroja)

Granate: No quería hacerte daño.

Jamie: ¿Entonces quieres salir conmigo?

Granate: No.

Jamie: (Con ojos de cachorro) ¡Pero te quiero desde el momento en que te vi!

Granate: El amor a primera vista no existe. Para enamorarse hace falta tiempo y dedicación. Como mínimo tienes que conocer a la otra persona. Y tú no tienes ni la más remota idea de quién soy o lo que soy. (Le sale un destello de las gafas)

Jamie: ¡Pero me haces florecer como una camelia a la luz de la Luna!

Granate: (Bruscamente) No es cierto.

(Jamie se queda pasmado y Steven y Connie lo miran expectantes)

Granate: Haces muy bien el papel de víctima. Les convenciste a ellos. Hasta tú te lo creíste. Eres un actor buenísimo. (Le sonríe)

(Jamie deja de poner cara de pasmado)

Jamie: ¿Y ahora qué es lo que voy a hacer?

Granate: Prueba en el teatro local.

(Le da un golpe amistoso en la espalda, tan fuerte que casi lo tumba y acto seguido se va)

Connie: (Acercándose a Jamie con Steven) ¿Estás bien?

Jamie: Sí. La verdad es que es un buen consejo...

(Steven y Connie sonríen)

Steven: (Viendo las cartas flotando en el mar) ¿Estas cartas también eran para Granate?

Jamie: No, es el correo que tenía que haber entregado en mi última ruta...

Steven: Te ayudaremos a recogerlo...

Jamie: Gracias.

(Una estrella se cierra sobre la cara de Jamie, dando fin al episodio)

-Fin del episodio-

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar