FANDOM


La Canción de Sadie/Transcripción Castellana
Temporada 2, Episodio 17
Sadie's Song
Código de producción: 1031-073
Fecha de estreno: 17 de septiembre de 2015 (E.U.A)
13 de Abril de 2016 (L.A) (pre-estreno)
25 de abril de 2016 (L.A) (estreno oficial)
14 de mayo de 2016 (España)
Créditos
Director: Hye Sung Park (animación)
Jasmin Lai & Kat Morris (arte)
Ian Jones-Quartey (co-productor ejecutivo)
Escrito por: Raven M. Molisee
Paul Villeco
Storyboard por: Raven M. Molisee
Paul Villeco
Transcripciones
Anterior
"Pesadilla en el Hospital/Transcripción Castellana"
Siguiente
"Tira y Afloja/Transcripción Castellana"

Este artículo es una transcripción castellana del episodio "La Canción de Sadie", el decimoséptimo episodio de la segunda temporada, siendo el sexagésimo noveno de la serie en general.

Sinopsis

Steven ayuda a Sadie a preparar una actuación para Playa Palooza.

Personajes

Personajes principales

Personajes menores

Transcripción

(El episodio comienza en el paseo marítimo. En la orilla hay unos operarios montando un escenario, los cuales cuelgan un cartel en el que pone «Playa Palooza», y hay más gente de lo normal caminando por el lugar. Después se ve a Steven repartiendo folletos publicitarios del evento mientras los viandantes le van diciendo «gracias». Después llega al Big Donut y Lars sale por la puerta)

Steven: (Le ofrece un folleto) ¡Pilla uno, Lars!

(Lars pasa de largo sin dirigirle la palabra)

Steven: Bueno, pues te lo dejo aquí. (Lo deja en el suelo y entra en el Big Donut) Sadie, lady, te iba a preguntar si podía dejar un anuncio de Playa Palooza en la tienda. (No la ve en el mostrador) ¿Sadie? (Se sube y mira debajo) ¡Sadie! (Oye una melodía procedente del almacén, así que va hacia allí y se asoma)

(Steven se encuentra a Sadie, la cual, con un radiocasete, canta dos tercios de la canción «Soy una estrella sin igual» llena de motivación mientras coloca cajas ante su asombrada mirada)

Steven: (Aplaudiendo) ¡Bien! ¡Yupi! ¡Sí! ¡Ha estado guay! (Ríe) ¡Alucinante!

Sadie: (Arroja la caja que tiene en las manos al suelo con fuerza, sorprendida) ¿Qué? ¡No! ¡Sólo era...! ¡No estaba...! (Apaga el radiocasete y se sonroja)

Steven: (Todavía aplaudiendo) ¡No sabía que cantabas!

Sadie: (Avergonzada, cruzada de brazos) Nadie lo sabe... Dime, ¿querías algo? (Se toca el pelo)

Steven: (Observa el montón de folletos que ha dejado caer al suelo mientras aplaudía) Oh, nada. (Los recoge) Estaba ayudando a repartir anuncios del festival Playa Palooza de este año. (Se le ocurre una idea e inspira con fuerza) ¡Tú podrías actuar!

Sadie: Hum... ¿Por qué?

Steven: Hum... (Le enseña uno de los folletos con estrellas en sus pupilas) ¡Porque tienes una voz muy bonita!

Sadie: Bah, cualquiera puede hacerlo bien cantando esa canción. Es muy hortera, y tonta, y pegadiza, y... (Se pone la mano en la cara) ...me la sé de memoria.

Steven: ¡Genial! Sólo falta una coreografía. Te puedo ayudar a hacer una.

Sadie: (Halagada) Hum... ¿De verdad? ¿Crees que la gente querría oírme cantar?

Steven: ¡Claro que sí! ¡Cantas superguay! Además todo el mundo va a participar en el festival.

Sadie: (Decidida) ¡Sí! ¿Sabes qué? ¡Sí! ¿Por qué no, eh? ¿De qué tengo miedo? ¡Podría molar!

(La pantalla se desvanece en negro durante unos segundos y después la escena cambia a la habitación de Sadie, la cual está en el sótano)

Steven: ¡Qué guay es tu casa!

Sadie: (Bajando las escaleras) Es aquí abajo.

Steven: (Apoyado en la barandilla) Hala, ¿duermes en el sótano?

Sadie: Yo lo veo más bien como un búnker.

Steven: (Ve un montón de ositos de peluche y baja corriendo a verlos) ¡Oh! ¿Son todos tuyos?

Sadie: (Regando un cactus en su mesita) Sí, pero ya no me molan como antes. Puedes pillar uno si quieres.

Steven: (Los mira un rato con recelo y después hace un gesto de rechazo) No quiero separar a la familia.

Sadie: (Saca un CD de una bolsa) Vale, tenemos el CD. (Lo deja sobre la mesita) Ya puedo empezar a practicar. (Tira la bolsa a la basura)

Steven: Primero tenemos que ver qué vas a llevar.

Sadie: ¿Pero eso importa?

Steven: Desde que actué yo hace dos años han puesto una regla que obliga a llevar ropa.

Sadie: (Ríe) Oye, tampoco es que tuviera pensado ir en ropa interior...

Steven: (Emocionado) ¿Qué tal algo... chillón y brillante? Espera, ¿y si le damos un toque personal?

Sadie: ¡Alto! No, no, no. Nada de eso. Ya tengo bastante con cantar. (Empieza a rebuscar en su armario) A ver, ¿qué tal...? (Saca una camiseta de manga larga y unos pantalones muy cortos) ¿Esto? (Saca un vestido azul) ¿O mejor esto?

Steven: Ese es muy guay.

Sadie: (Observándolos con recelo) Hum... Es un poco demasiado. Me pondré algo más cómodo.

(Se oyen unos pasos y Sadie y Steven se asustan)

Steven: (Asustado) ¿Qué es eso?

Sadie: (Con un hilo de voz) Ya seguimos otro día...

Bárbara: (Abriendo la puerta con fuerza) ¡Hola, Sadie!

Sadie: Hola, mamá. (Tira al suelo los dos trajes que estaba sujetando) Qué pronto has llegado a ella. (Se acerca)

Bárbara: ¡He venido corriendo para enseñarte esto! (Se saca un oso de peluche rosa del bolso) ¡Mira qué cosita te he traído! ¿A que es una monada?

Sadie: (Lo coge, intentando parecer alegre) Hum... Gracias, mamá. (Lo lanza al montón de ositos)

Bárbara: Sadie, no sabía que habías quedado con el hijo de Greg.

Steven: ¡Barb! Sabía que repartías cartas, pero no que eras la madre de Sadie.

Sadie: Sí, mi madre es la cartera.

Bárbara: ¡Ya te digo! Tienes delante a la mejor cartera de todo el cuerpo de correos. (Suelta una carcajada) Siempre que no me pillen cotilleando el correo perdido. Que quede entre nosotros, ¿eh? (Le da un toque en el pecho a Steven) Vamos a ver, ¿qué os traéis mi hija y tú entre manos?

Steven: Preparamos una actuación para...

(Sadie le tapa la boca a Steven mientras este dice «Playa Palooza» repetidas veces y Bárbara pone caras dramáticas)

Bárbara: (Pone la oreja) ¿Cómo dices?

Sadie: Hum... Que voy a cantar una canción en Playa Palooza...

Bárbara: (Sorprendida y alegre) ¡¿Qué!? (La abraza y la suelta) Sadie, ¿vas a cantar?

Sadie: (Seca, mirando hacia otro lado) Sí...

Bárbara: ¡Pues vamos! Hay que ponerse manos a la obra. (Se va al armario) Steven, ayúdame a escoger un vestido.

Steven: ¡Genial! (Se va con ella)

Sadie: Oye, creo que eso puedo hacerlo yo solita...

Bárbara: (Rebuscando en el armario) No te preocupes; ¡es un placer ayudar! (Mira a Steven) ¿Verdad, Steven?

Steven: ¡Verdad!

Bárbara: ¡Anda, mira! (Saca un vestido de ballet de niña) ¡Es tu viejo traje de ballet!

Steven: ¿Eres bailarina?

Sadie: (Se acerca) Cuando tenía diez años...

Bárbara: (Sacca un traje de baño de niña) ¡Ahí va, tu traje de baño! (Mira a Steven) Antes participaba en torneos de natación.

Sadie: (Sonrojada) Durante un mes, con once años... (Mira para otro lado)

Steven: (Mirando el armario) Barb, ¿esto qué es?

Bárbara: ¡Anda, fíjate! (Saca un traje de aficionado de béisbol) Mira, ¿te acuerdas de cuando te llevaba a los partidos de béisbol?

Sadie: Me acuerdo de cuando le pegaste al árbitro.

Bárbara: (Enfadada) Eso le pasó por no haber dejado a mi niña a segunda base.

Sadie: Después de eso ya no pude volver a jugar más... (Se va a sentarse en un poof)

Bárbara: Así es la vida... ¿Tienes planeado algo ya para la actuación?

Sadie: (Se sienta en el poof y se encoge de hombros) Nada, creo.

Bárbara: Bien, pues no te preocupes; ¡Steven y yo nos pondremos a pensar en algo! Ya verás cómo nadie olvidará fácilmente tu actuación.

Sadie: Vale, pero que sea algo sencillo.

Bárbara: (Pone la oreja) ¿Cómo dices?

(Aparece una secuencia de escenas con la canción «Soy una estrella sin igual» sonando de fondo. En la secuencia se ve a Steven y Bárbara entrometiéndose en la preparación de la actuación, haciendo que Sadie esté cada vez menos interesada en presentar el número. En la última, Bárbara y Steven maquillan a Sadie)

Bárbara: (Mirándola maquillada desde atrás) Creo que hemos hecho un trabajo estupendo.

Steven: Sólo falta que el señor Risas ponga su nombre en el cartel.

Sadie: (Sin girar la cabeza) Hum... Mejor no pongáis mi nombre...

Bárbara: ¡Eso! ¿Y si fuera una sorpresa?

Steven: ¡Qué idea tan guay! ¡Será la actuación sorpresa del festival!

(La escena cambia al festival, ya de noche. Al principio se muestra un montón de folletos pegados detrás del local Beach Citywalk Fries y después la cámara asciende hasta dejar el escenario a la vista, donde el señor Risas está presentando el evento. La escasa audiencia está aplaudiendo, esperando con ansias la siguiente actuación)

Sr. Risas: ¡Gracias, Playa Palooza! Al siguiente artista lo conoceréis por su trabajo: repartir pizzas, ¡pero esta noche repartirá risas! (Hace una pausa esperando a que la audiencia se ría) Eso era un chiste. ¡Recibamos con un aplauso a Kiki la ventrílocua y su muñeca!

(Se aparta y se ve a Kiki vestida de ventrílocua y a Nanéfua sentada sobre sus rodillas a modo de muñeco)

Nanéfua: Kiki, ¡el maleducado del señor Risas me acaba de llamar muñeca!

Kiki: Es por nuestra actuación, abuela. (Señala a la audiencia) ¿Por qué no les cuentas un chiste? Nanéfua: ¿Cómo se llama una pizza con antojos?

Kiki: ¿Cómo?

Nanéfua: ¡Pues una capizzosa!

(Nanéfua y la audiencia se ríen a carcajadas. Después la escena salta a cuando ya han acabado la actuación y las muestra saliendo del escenario por detrás, donde Ronaldo está esperando para presentar su número con una pizarra)

Sr. Risas: Muy bien, se acerca el momento de nuestro invitado secreto. ¡Ni siquiera yo sé quién es! Y eso que soy el presentador... Pero antes, Ronaldo Fritangas nos va a dar una charla titulada Rocamonstruos: cómo identificarlos y combatirlos.

(Ronaldo coge la pizarra y se va al escenario con una sonrisa en su cara. Al apartarse, se ve que Sadie, Steven y Bárbara están detrás del escenario. Sadie está sentada en una silla y Bárbara le está cepillando el pelo)

Steven: No me lo puedo creer, ¡los anuncios han funcionado! ¡Ha venido el pueblo entero! (Se asoma) ¡Y más gente!

Bárbara: (Sonriente) Ay, mi Sadie, ¡eres una estrella! (Juguetea con su pelo) No fuiste al baile de graduación, ¡pero mírate ahora!

(Sadie mira a la cámara y se ve que tiene un maquillaje de muy mal gusto en la cara)

Sadie: ¿Me toca ya?

Sr. Risas: (Apareciendo a su lado por sorpresa) ¡Sadie Miller! ¿Tú eres el invitado sorpresa? ¡No te habría reconocido en la vida!

(Steven le arregla el vestido a Sadie mientras habla) Sadie: Oh, hola, señor risas. (Se aparta a Steven y empieza a tartamudear) Hum... ¿Qué tal está?

Sr. Risas: Yo bien, pero me temo que a alguien le ha entrado un poco de... (Se arrodilla delante de ella) miedo escénico. ¿Sabes que consejo me dio una vez un amigo? «¡Una sonrisita no hace daño a nadie!» (Esboza una amplia y algo perturbadora sonrisa)

(Bárbara y Steven sonríen de la misma forma y se arriman a Sadie, la cual se ve forzada a esbozar una falsa sonrisa)

Sr. Risas: (Levanta el pulgar y se levanta) ¡Mucho mejor! (Se va)

Steven y Bárbara: (Al unísono) ¡Gracias!

(Sadie deja de sonreír, toma una bocanada de aire y cierra los ojos. Entonces su madre y Steven empiezan a echarle purpurina por encima y se pone nerviosa)

Steven: ¡Más purpurina!

Bárbara: ¡Sí, señor!

Sr. Risas: ¡A continuación, damas y caballeros, vuestro cartero y mimo (Ríe) Jamie!

(Jamie aparece corriendo desde la izquierda y empieza a hacer un número típico de los mimos)

Jenny: (Desde el público, suspira aburrida) La caja... Está haciendo lo de la caja...

Bárbara: (Intentando echarle más purpurina a Sadie) Oh, vaya. No queda más. Tengo que ir corriendo al coche a por la bolsa de repuesto. (Le da el cepillo a Steven) ¡Cuida de mi niña, Steven!

Steven: (Mira a Sadie, quien se ha levantado e intenta ir a asomarse) ¡Sadie, vuelve aquí!

(Sadie se asoma por un lado del escenario y escucha los comentarios que hace el público sobre ella)

Jenny: (Intrigada) ¿Quién será el invitado secreto? ¿Un malabarista? ¡A lo mejor hace algo con cuchillos! (Le da un folleto a Lars) Lo grabaré con el móvil por si hay heridos.

(Sadie inspira preocupada y se esconde)

Steven: ¡Sadie!

Sadie: (Jadeando) No... ¡No puedo respirar! (Se acerca a un dispensador de agua que hay en la orilla y se toma un vaso de agua)

Steven: (Se acerca) Oye, si no quieres que siga maquillándote, ¡al menos (Se pone a bailar) practiquemos la coreografía!

Sadie: (Sin el maquillaje en los labios) Vale, pero déjame.

Steven: ¡Ay, no! ¡El lápiz de labios! No temas, (Se saca un pintalabios del bolsillo y lo abre) ¡Steven al rescate!

(Le pinta una sonrisa tosca en la cara. Sadie empieza a gritar y sumerge su cabeza entera en el dispensador de agua)

Steven: (Da unos pasos atrás, sorprendido) Sadie, ¿por qué has hecho eso?

Sadie: (Sale del dispensador, furiosa. Todo el maquillaje que tenía en la cara se ha ido) ¡Porque sí! ¡Eres igual de pesado que mi madre! (Ve a su madre al lado y se tapa la boca)

Bárbara: (Deja caer el cuenco de purpurina, sorprendida) ¡¿Qué!?

(Steven se pone las manos en la cintura y la mira, extrañado)

Sadie: Por favor, mamá, no me obligues a hacerlo.

Bárbara: ¿Obligarte? ¡Si eres tú quien querías cantar!

Sadie: (Se sienta apoyada sobre el dispensador, impotente) Sí, ¡lo dije!, ¡lo dije!, ¡lo dije!, ¡lo dije! (Se levanta, con una sonrisa de enfado) Igual que digo un montón de cosas como: «Mamá, nadar es muy divertido» y ¡toma! ¡De repente estoy en el equipo de natación de las focas de Beach City! «Mamá, un día me gustaría jugar un partido de béisbol». ¡Y seis años después sigues regalándome rodilleras y cascos de bateador por mi cumple! «Mamá, este año quiero cantar en Playa Palooza», ¿y qué es lo que pasa? ¡¿Esto!? Pensé que por fin iba a poder hacer algo a mi manera, pero entonces apareciste tú dando órdenes y lo estropeaste todo.

Bárbara: ¡Sólo quería que la gente viese el talento que tiene mi hija!

Sadie: (Se señala) Esta no es tu hija.

Bárbara: Lo siento, yo...

Sr. Risas: (Por los altavoces) ¡Llegó el momento que todos estábamos esperando! ¡El único, el increíble, invitado sorpresa!

Sadie: (Grita) ¿Por qué me he dejado convencer? (Se tapa la cara y mira hacia otro lado) ¡No quiero hacerlo!

Steven: (Se acerca) Ya lo sé... Era yo el que quería. (Mira hacia el escenario con motivación)

(La escena cambia al escenario)

Sr. Risas: ¡Un aplauso para...!

(Steven aparece desde atrás con el vestido y maquillaje de Sadie sujetando un micrófono)

Kiki: Parece que has acertado, abuela.

Nanéfua: Lo de «invitado sorpresa» olía a Steven a la legua.

(Steven empieza a cantar «Soy una estrella sin igual» mientras Sadie y su madre aclaran sus asuntos pendientes en la escalera que da al escenario. Después la escena cambia al almacén del Big Donut, donde Steven está tocando dicha canción con su ukelele mientras Sadie la canta sin nadie a su alrededor. Entonces un iris con forma de estrella se cierra sobre la cara de Sadie, la cual parece más feliz cantando en privado con Steven)

- Fin del episodio -

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar