FANDOM


Me recosté en la cama, pensando qué hacer el día de mañana, clavé la vista hacia el techo.
Ahí la vi, esa figura femenina que resaltaba en la espesa oscuridad helada. Su sonrisa macabra y mirada penetrante.
Aliento helado que tocaba mi cuello, rasguñando cada parte de mi piel y abriendo mis poros, derramando sangre.

Suspiré, aquella sombra acariciaba mi rostro, con cierta soberbia en su mirada. Dominándome centímetro por centímetro.
Pasando suavemente sus helados dedos por mis labios, sentí un leve ardor a lo largo de mi cuerpo.
Cerré los ojos, con la esperanza de que su aterradora presencia no nublase mis ojos, ni estrangulándome con su peso.
Ya no estaba...